image description

Nitrofoska super olivo en el olivar tradicional

Andalucía atesora la mayor superficie de olivar tradicional del mundo, 1,6 millones de ha de olivos, cultivo emblemático y motor económico, pero que atraviesa actualmente una situación difícil. Solo la provincia de Jaén gestiona más de 66 millones de olivos, miles y miles de hectáreas que son el mayor bosque humanizado en el Mediterráneo y suponen el freno natural a la desertificación; protegen el medio ambiente y dan vida y riqueza a numerosos pueblos, evitando así su despoblamiento y abandono.

La calidad del aceite proveniente de las plantaciones de olivar tradicional, principalmente por las variedades (Picual) utilizadas, es uno de los factores que Francisco Guerrero, presidente de la Asociación en Defensa del Olivar Tradicional valora, pero expresa sobre todo la preocupación por la dura competencia que está sufriendo el olivar tradicional frente a los nuevos métodos de cultivo, con menores costes de producción debido al ahorro derivado de la mecanización y a los altos rendimientos obtenidos. Señala que todo esto «pone en riesgo de abandono el olivar tradicional, que no es un tema menor por el impacto que tiene en la economía local de muchos pueblos, donde las pequeñas explotaciones de olivar tradicional son el sustento económico de muchas familias”.

El olivar tiene dos usos: para la producción de aceite y para la producción de aceituna de mesa, y en ambos casos la mano de obra generada es muy importante para la economía Andaluza. Manuel Contreras, gerente de la Cooperativa Virgen de La Cabeza, de Andújar, pide por eso un incremento del gasto en promoción del aceite de oliva español a nivel mundial, como una forma de aumentar el consumo de aceite e indirectamente su precio.

Los costes de producción son la clave para aumentar la rentabilidad del olivar y una forma de compensar los mayores costes del olivar tradicional es incrementar la productividad. Guillermo Morales, Jefe de Zona de EuroChem Agro Iberia, nos da las claves para conseguir una mejor producción, refiriendo que además de los factores climáticos la fertilización es uno de factores primordiales para conseguir un aumento de rendimiento del olivar.

Este mensaje fue reforzado por José Ignacio Ramos, gerente de Panuveg, de Andújar, Jaén, enfocando la utilización de un abono complejo de calidad como Nitrofoska super olivo (20-5-10, con magnesio, azufre, hierro y zinc), con el potasio 100 % procedente de sulfato y una granulometría uniforme y homogénea, que facilita su distribución en campo. Nitrofoska super olivo es además extremadamente soluble, inclusive en condiciones de secano, lo que permite suministrar rápidamente a la planta los nutrientes que esta necesita.

Jose Miguel García, olivarero de la zona de Jaén, nos da su testimonio de la buena experiencia con la utilización de Nitrofoska super olivo en su olivar y que podemos observar en el vídeo del enlace de abajo:

https://youtu.be/U_xsn1SEBqw

comparte esta publicación
Todas las noticias